4 mitos explicados sobre el divorcio "hágalo usted mismo"

El divorcio "hágalo usted mismo" implica hacer la mayor parte del papeleo usted mismo

Un divorcio "hágalo usted mismo" podría ser adecuado para algunos pero no apto para todos.

En comparación con lo que algunos pueden pensar, hay varias maneras de manejar el proceso legal de un divorcio, y muchas personas consideran métodos aparte de los litigios para manejar su caso. Incluso si conoce algunos hechos sobre el proceso del divorcio, hay mucho que puede aprender con algunos minutos de investigación en línea. Durante esta búsqueda, uno de los términos que puede encontrar inmediatamente es el divorcio "hágalo usted mismo".

En los Estados Unidos, un divorcio "hágalo usted mismo" es aquel en el que no tiene a un abogado que le aconseje durante el proceso del divorcio. En muchos casos, toda el papeleo, negociación y otras acciones importantes son tomadas solo por las mismas partes divorciándose con menos orientación profesional. Mientras este método puede funcionar para algunos, los mitos que rodean el proceso de un divorcio "hágalo usted mismo" podría parecer una buena opción para más situaciones de lo que es en realidad. Aquí hay cuatro mitos explicados sobre el divorcio "hágalo usted mismo".

Mito: el papeleo será fácil.

Varios sitios web ofrecen diferentes documentos para ser utilizados en un divorcio "hágalo usted mismo". Algunos de estos sitios web incluso pueden dar consejos e información útil sobre cómo completar estos formularios. Mientras puede parecer suficientemente simple, hay muchos puntos que considerar al completar su papeleo. ¿Está completando la documentación adecuada para su estado?, ¿Necesita completar estos formularios con la otra parte, y si es así, cómo coordinará esto? ¿Cómo lo enviará a la corte? Y lo más importante, si no puede encontrar la manera de completar algún aspecto de este papeleo, ¿a quién le preguntará si no está trabajando con un abogado u otro profesional de derecho familiar? Navegar este proceso puede ser bastante complicado si no está preparado para ello.

Comience investigando las leyes de divorcio en el estado donde se llevará a cabo su caso, y trate de obtener algunas respuestas sobre lo que se requiere de usted en cuanto al papeleo antes de comenzar a hacerlo usted mismo. Algunos abogados incluso pueden estar dispuestos a revisar su documentación una vez que la haya completado, así que piense en consultar con un abogado de derecho familiar en su área una vez que haya completado su papeleo.

Mito: los padres que están de acuerdo no necesitan un plan de crianza.

No importa cuán amigables sean usted y el otro padre, es importante documentar sus acuerdos de crianza en un plan formal. Un plan de crianza tendrá todas las decisiones que haya tomado en cuanto a su tiempo de crianza, vacaciones, días no escolares, etc. Su plan puede incluso cubrir detalles que no sean sus horarios, como la forma en la que manejará los gastos de la crianza, emergencias e incluso la comunicación entre ustedes. Un plan de crianza por escrito le permitirá regresar y hacer referencia a sus acuerdos en un lugar conveniente.

También puede ser útil tener un plan de crianza en caso de que su situación llegue a ser no tan amigable. El conflicto puede interferir con la crianza compartida y dificultar el logro de los acuerdos, especialmente cuando se necesita decidir algo. Incluso si está en un lado amigable ahora, no puede saber con certeza lo que puede suceder en el futuro. Deje que su plan de crianza sea una fuente de estabilidad para su familia a medida que progresa.

Mito: Hacer todo usted mismo es la única forma de mantener los costos bajos.

Mientras tener un divorcio "hágalo usted mismo" y sobrevivir sin tener problemas es una forma económica de avanzar en el proceso, no es la única manera de mantener los costos bajos en un divorcio. Si es amigable y está de acuerdo con su ex pareja en muchos temas, pero le gustaría obtener alguna guía para manejar problemas específicos, podría considerar intentar la mediación o la práctica colaborativa.

En la mediación, trabajará con un mediador que actúa como un tercero neutral que le ayudará a discutir y llegar a acuerdos sobre los asuntos que necesite tratar. En la prácitiva colaborativa, usted y su ex pareja también pueden trabajar con un mediador, pero también estarán trabajando con sus abogados que están bien versados en el proceso colaborativo. Como grupo, trabajarán a través de los diversos asuntos que deben tratar, y al hacerlo, podrá recurrir a su asesor legal para responder sus preguntas y ofrecerle orientación legal. Tanto en la mediación como en la práctica colaborativa, el litigio no es el enfoque. Puede que ni siquiera tenga que ingresar a la sala de una corte, ya que su divorcio se manejará dentro de las sesiones grupales. 

Mito: Un divorcio "hágalo usted mismo" será un proceso menos doloroso para su familia.

No importa cómo lo vea, el divorcio es difícil para todas personas personas afectadas. Incluso si es un alivio, como padre, no es justo suponer que su divorcio no será difícil para sus hijos. Ellos están pasando por este proceso tanto como usted, incluso si no están involucrados en el papeleo ni el proceso de la negociación. Para ellos, esta es una transición increíblemente emocional, y necesitan el apoyo de sus padres mientras trabajan en esto.

Proteja a sus hijos de las disputas del divorcio. No les pida que elijan lados ni tomen decisiones por sí mismos a lo largo de este proceso. Es posible que se encuentre en un proceso de divorcio "hágalo usted mismo", pero sus hijos necesitan estabilidad y que usted tome decisiones razonables que puedan afectar sus vidas. Trabaje para formular un plan de crianza que se ajuste mejor a sus necesidades por encima de todas las demás. 

Un divorcio "hágalo usted mismo" funcionará para algunos, pero puede que no sea la mejor opción para cada situación. Considere estos mitos mientras decide cómo manejar mejor su divorcio de la manera más saludable posible para su familia, incluyendo a los niños.