Problemas de comportamiento en niños después de un divorcio

Mom consoles upset daughter on couch.

Después de un divorcio o una separación, no es infrecuente para niños a mostrar algunos problemas de comportamiento. Un niño que tiene algunos problemas de comportamiento no debería venir como una sorpresa porque después de todo, un divorcio o una separación es un obstáculo difícil para toda la familia a pasar. Dependiendo de la edad del niño y otras variables, los niños no siempre son tan maduro emocionalmente para comprender por qué pasan estas cosas, por lo que frustración y estrés puede manifestarse por cambiar unos aspectos del comportamiento de su hijo.  Los problemas de comportamiento para los niños del divorcio pueden variar de de problemas leves a comportamiento destructivo. Por último, es la responsabilidad de ambos padres para monitorear el comportamiento, comunicarse, tener paciencia, y saber cuándo buscar ayuda de un profesional si los problemas de comportamiento parecen apuntar hacia algo más grave. 

No es anormal para un niño a mostrar problemas de conducta después de sus padres se divorcian o se separan. Sentimientos de ira, confusión, frustración, y tristeza son parte de la montaña rusa de emociones que su niño puede tener como resultado de los eventos que ocurren en su vida. Mientras que usted no puede controlar la manera en que su hijo se siente en relación a su divorcio o separación, puede tomar precauciones para controlar el comportamiento de su hijo así como usted mismo. Observe a su hijo para detectar cualquier signo preocupante como agresión o depresión. Hable con sus profesores, entrenadores y otros adultos que pasan tiempo con su hijo para mantenerse al día sobre su comportamiento fuera de la casa. Llevar un diario del comportamiento de su hijo y cualquier problema particular que se ve es una buena manera de recordar qué ha estado pasando últimamente, lo que pueda convertirse en información importante para compartir con un profesional si usted nota que un comportamiento que le preocupa persiste. También, si es posible, mantenga un diálogo activo con el otro padre del niño sobre temas de comportamiento observado por cada uno de ustedes. Uno de los padres puede notar un cierto comportamiento que ocurre en su casa, mientras el otro padre puede notar algo completamente diferente. Es posible que esta diferencia en el comportamiento del niño en cada hogar está influenciada directamente por el comportamiento de cada padre individualmente. 

Como un padre divorciado o separado que comparte los derechos de custodia o visitas, es importante controlar su propio comportamiento alrededor de su niño. Las acciones y palabras de usted tienen un gran impacto sobre cómo su niño percibe su mundo y su situación actual. Comportamientos como hablar mal de su ex cónyuge o estar mohíno en tristeza por la situación frente a su niño puede influir ellos y se manifiestan en peores problemas de comportamiento para ellos. Si usted encuentra que para controlar su propio comportamiento es difícil, reconozca esto y tomar la acción apropiada para ayudarse a sí mismo por encontrar maneras de aliviar sus emociones negativas por su propia cuenta o buscar ayuda de un profesional. Los padres actúan como un modelo de comportamiento para sus hijos, así que recuerde esto como usted trabaja a través de sus propias emociones y ayude a sus hijos con las suyas. 

A veces los niños se comportan de cierta manera sin ser capaz de poner a palabras por qué se comportan así. A menudo hay situaciones donde un niño es disciplinado por hacer algo mal una vez, pero más tarde, hacen la misma cosa otra vez. Mientras que la necesidad de disciplinar a su hijo en una manera adecuadamente para el comportamiento malo puede ocurrir, es importante combinar la disciplina con una conversación con su niño acerca de por qué actuó de cierta manera. Comunicarse con su hijo y permitirles hablar libremente sobre sus sentimientos son buenas maneras de ayudarlos a entender mejor su comportamiento como ligada a sus emociones. A veces, su hijo podría reevaluar y cambiar su comportamiento después de una conversación, o puede tomar más tiempo y paciencia para cambiar comportamientos malos. Como los padres, es importante comunicar acerca de las maneras que disciplina a su hijo dentro de cada de sus casas y sobre las conversaciones que tiene individualmente con su hijo después.  Ustedes deben hablar de lo que han observado y si el comportamiento actual de su hijo es algo que ustedes ambos están de acuerdo crecerán fuera de con tiempo o no. Si usted observa continuamente un comportamiento similar que se hace sentir preocupado, es probable tiempo para pedir ayuda. 

Algunos problemas de comportamiento sólo persistirá durante cortos períodos de tiempo, pero en algunos casos, el comportamiento es bastante malo o ha persistido mucho que buscar ayuda profesional es lo mejor que puede ofrecer a su hijo en este momento. Consejeros, terapeutas y otros profesionales de salud mental son entrenados y bien informado sobre las formas de ayudar a un niño que sufre de problemas de comportamiento. A veces, un niño puede sentirse más cómodo hablando sobre sus sentimientos a una persona de confianza que no está tan directamente involucrados con lo que está pasando. Hablando con un profesional que sabe mejor cómo manejar este tipo de situación puede darle a su hijo lo que necesita para abrirse sobre sus sentimientos. Un profesional puede también ser capaz de diagnosticar si pasa algo más grave que afecta la salud de su hijo. Sólo un profesional entrenado puede determinar cuestiones como la enfermedad mental, así que no intente diagnosticar y tratar problemas difíciles y persistentes por su cuenta. Anime a su hijo a ser honesto y compartir sus sentimientos con el profesional. Mientras que su hijo puede beneficiarse de este tipo de ayuda, es posible que usted podría beneficiar de ello también. Si usted está notando algunos comportamientos raros de su propio que son inquietantes, puede ser útil para hablar con alguien usted mismo. Una vez más, los padres son modelos para sus hijos en términos de comportamiento, así reconozca esto y tome cualquier acción necesaria para asegurar que usted está realmente el modelo adecuado para sus hijos. 

Problemas de comportamiento en niños después de un divorcio o separación son una realidad dura y común para muchas familias, pero hay maneras en que los padres pueden trabajar juntos para ayudar a mejorar cosas para todos los involucrados.  Monitorear de las emociones de usted y su hijo, participar en las conversaciones sobre ello, tener un poco de paciencia y saber cuando es tiempo de buscar ayuda son elementos importantes para poner en práctica cuando se observa un cambio en el comportamiento de su hijo.  La gestión de los problemas de comportamiento es una parte sana del proceso después del divorcio. Usted debe trabajar en la tarea de abordar lo que usted nota ahora a fin de que los problemas más grandes y graves no se conviertan en un problema para cualquier persona en el futuro.