Tías, tíos y primos: ¿Qué les sucede después de un divorcio?

Mantengan fuertes las relaciones con tío, tías, y primos.Asegúrese de que sus hijos no pierdan relaciones con sus tías, tíos y primos.

Es vital que a los niños se les asegure de que incluso después de un divorcio, su familia sigue siendo una familia. A menudo, cuando hablamos de lo que esto significará para los niños, nos enfocamos principalmente en las relaciones con los padres, hermanos y abuelos. Pero, ¿qué sucede con otros miembros de la familia cuyos encuentros con sus hijos podrían verse afectados por el divorcio? Tías, tíos y primos, distanciados del centro de las preocupaciones de la crianza compartida, pueden pasarse por alto cuando las familias desarrollan planes sobre cómo navegar los tiempos compartidos. Sin embargo, como muchos de nosotros sabemos por nuestras propias experiencias, las relaciones con estos miembros de la familia extendida pueden ser fundamentales para nuestra felicidad como niños y de la manera que nos desarrollamos como adultos.

Puede ser fácil suponer que las preocupaciones sobre los miembros de la familia extendida deben recaer sobre cualquier padre que sea el pariente. Sin embargo, esta suposición puede ser demasiado superficial y no tiene en cuenta la complejidad que esto acompaña a la programación de visitas y la priorización de las relaciones de los niños con la familia. Aquí hay 3 consejos para ayudarles a usted y a el otro padre a trabajar juntos y asegurar que sus hijos mantengan relaciones sanas y amorosas con toda la familia.

Resista el impulso de imponer responsabilidad a su compañero/a de crianza.

Puede parecer preferible dejar que cada uno de los padres asuma la total responsabilidad para negociar el tiempo con los miembros de su familia extendida. Sin embargo, con los horarios de crianza que dividen el tiempo entre los padres, ajustarlos aún más para acomodar los horarios ocupados de los miembros de la familia extendida también puede ser particularmente frustrante. Aunque los padres no deberían sentirse obligados a seguir siendo amigos de la familia extendida de su ex pareja, reconocer que esas tías, tíos y primos siguen siendo especiales para sus hijos puede facilitar las maneras para mantener las relaciones respetuosas con ellos. Discuta la importancia de esas relaciones con la familia extendida con su compañero/a de crianza y decida cómo desea planificar las visitas en el futuro.

Sea abierto y generoso con su tiempo y conocimiento.

Los eventos para los miembros de la familia extendida no siempre se alinearán perfectamente al horario programado del padre correspondiente. Puede ser difícil renunciar a su tiempo de crianza para un evento que es para la familia extendida de su ex pareja. Será muy fácil sentirse celoso/a de su tiempo con sus hijos, especialmente al comienzo de su separación cuando se esta adaptando a no ver a sus hijos todos los días. Pero promover relaciones saludables entre sus hijos y toda su familia será necesaria y útil, esta demostración de espíritu de generosidad es una lección que beneficiará a sus hijos bien hasta la edad adulta.

Además, es probable que su propio hijo tenga eventos — torneos atléticos, recitales, concursos de ciencia — que se deben disfrutar con todos los amigos y familiares que deseen estar ahí. Considere compartir detalles de eventos que se caen durante su tiempo de crianza con personas de ambos lados de la familia de sus hijos. Por lo menos, motivar y dar la bienvenida a su compañero/a para extender esa invitación a su propia familia puede ser un gran paso para mostrarle a sus hijos que su familia permanece intacta, incluso si sus padres ya no están juntos.

Incluir a la familia extendida es una via de doble sentido.

Será crucial que al incluir a los miembros de la familia extendida no sea una via de un solo sentido. Los padres separados necesitarán mantener la importancia de la cooperación y la felicidad de sus hijos en el centro de sus pensamientos mientras trabajan juntos en este asunto. Si los detalles se comparten de mala gana o si se niega la integración, será difícil para que los padres promuevan aún más las relaciones de sus hijos con los miembros de la familia de ambos lados. Cuando se les niega la relación con miembros de la familia debido a un colapso en la crianza compartida, será el niño quien más sufra. Tener relaciones con familiares en los que puedan confiar, que no estén sujetas a las fluctuaciones de las condiciones de sus padres por trabajar juntos, será crucial para que los niños se sientan estables y confiados.

Puede haber preocupaciones reales cuando se incluye a miembros de la familia extendida en mayor medida en la vida de un niño. Mientras usted y su compañero/a de crianza pueden tener una relación positiva de crianza compartida, si un miembro de la familia no cumple con el mismo principio de positividad respecto a su familia de dos hogares, puede ser necesario volver a evaluar la exposición de sus hijos a esa persona. Si una tía, tío u otro miembro de la familia habla negativamente sobre uno de los padres o la estructura de su familia en general, será importante contrarrestar esos mensajes con sus hijos. El padre relacionado con el miembro de la familia en cuestión también necesita tratar este asunto directamente, reforzando con su familia que hablar mal del otro padre de su hijo o de la separación no será tolerable.  

La importancia de la familia no disminuye después de un divorcio. En muchos casos, la necesidad de fuertes lazos familiares sin cambios por una separación, podría ser aún más significativa para los niños. Si usted y su compañero/a de crianza están comprometidos en ayudar a sus hijos a mantener esos lazos, se requerirá cooperación y probablemente un alto grado de desinterés de los dos. Recuerde que involucrar a la familia extendida no necesita ser responsabilidad de un solo padre y que ser generoso con su tiempo puede enseñarles a sus hijos un espíritu de generosidad que los beneficiará bien hasta la edad adulta.